Franquicias la forma más segura de emprender

Franquicias: la forma más segura de emprender

Introducción

Si nos remontamos en el curso de la historia de la lengua, nos encontramos con que la palabra franquicia deriva de franco, estando este término asociado con tener paso o libertad o licencia para algo. Esto viene del hecho de que los francos, asentados en el territorio de lo que hoy día se conoce como Francia, tenían el derecho de transitar libremente por el mismo. La palabra franquicia aparece propiamente en nuestro idioma en el siglo XVI, con el sentido de concesión de derechos para llevar un producto de un territorio a otro. Sin embargo, no es sino hasta mediados del siglo XX, cuando toma el sentido actual.

Las franquicias han pasado a ocupar un lugar importante en la economía; se estima, por ejemplo, que las mismas constituyen cerca del 5% de la economía en EEUU. Aunque casi todas están orientadas al sector servicios, existen diferentes ramos de actividad: alimentación, transporte, encomiendas, alquiler de salas para fiestas, entre otras. En el presente artículo veremos algunas de las características de este tipo de negocios, sus ventaja, cómo se maneja el sistema de franquiciado y el potencial en el mercado de las franquicias que brindan el servicio de alquiler de salas para fiestas.

Cómo funciona una franquicia

Una franquicia es una forma de negocio basada en el contrato suscrito entre dos empresas (un franquiciador y un franquiciado), donde la primera cede a la segunda el derecho a comercializar determinados productos o servicios, pudiendo usar la segunda el nombre de la primera, de acuerdo con los términos establecidos en el respectivo contrato. Por supuesto,  a cambio del uso de dicho nombre, el franquiciado se compromete a dar al franquiciador ciertas contraprestaciones económicas y este último también debe suministrar, además del nombre, otras cosas: asesorías, marketing, dotación de insumos, mobiliario, respaldo; esto puede variar, según cada contrato.

En este modelo de negocio hay un ganar-ganar, pero también un dar-dar. Por parte del franquiciador: la marca (que debe estar registrada), explicación del sistema de trabajo (know-how), formación al franquiciado, apoyo, gastos generales (como publicidad); y por parte del franquiciado: hacer el pago para la inversión inicial, prestar los servicios en las condiciones que establece el contrato, cumplir con los acuerdos, adquirir los insumos exclusivamente del franquiciador, hacer los pagos correspondientes (royalty, publicidad), que representan un pequeño porcentaje de las ganancias anuales.

Por lo general, antes de otorgar la franquicia, se hace un previo estudio de mercado, para conocer el potencial de la plaza. Asimismo, el franquiciador debe verificar que el potencial franquiciado cumpla con ciertos requisitos, como el tener un local con las dimensiones y condiciones requeridas (no es indispensable en todas las franquicias que dicho local sea propio), que tenga el dinero para la inversión inicial, entre otros.

Características y ventajas de las franquicias

Entre los distintos modelos de negocios existentes hoy día, las franquicias brindan grandes ventajas y oportunidades de inversión, incluso para los que no cuentan con un gran capital. De este modo, se tiene una empresa pequeña, con el respaldo de una más grande.

Los franquiciados pueden tener participación en un negocio sin invertir demasiado y sin la complicación de lo que significa administrar un negocio demasiado grande, concentrándose en la tarea de hacer crecer su franquicia para recuperar la inversión.

El nombre de la marca garantiza la presencia en el mercado. Para una empresa pequeña, que apenas comienza, abrirse paso entre la cantidad de competidores que existen, puede ser algo muy cuesta arriba. En la franquicia, ya la marca ha hecho esta tarea de darse a conocer y ha realizado todos los gastos relacionados con la imagen.

La mayoría de las franquicias brinda el respaldo en cuanto a la decoración y acondicionamiento del local, así como garantizan los suministros que se requieren. Esto elimina de la mente del franquiciado esta preocupación.

Sin embargo, la persona que ha adquirido la franquicia puede mantener cierta independencia, ya que no tiene que reportar a un superior, sino simplemente cumplir con las obligaciones económicas establecidas en el contrato. Esto es ideal para las personas emprendedoras que no quieren perder su autonomía.

Otra ventaja es que se reparten entre todos los gastos de publicidad, entre otros. Estos gastos por sí solos pueden representar un gran peso en el presupuesto de cualquier organización.

En un negocio tradicional, el llegar a establecer una dinámica de trabajo exitosa, lograr un know-how propio que sea el sello de la empresa, puede demorar años. En la franquicia, ya este trabajo ha sido hecho. De modo que el franquiciado no arranca desde cero.

Desde el punto de vista del franquiciador, el crecimiento, en términos de número de sedes, significa un crecimiento de la marca. Esto lo puede hacer sin necesidad de invertir más, es decir, si una empresa decide abrir una sede en otro sitio, lo normal es que deba hacer una inversión. En el caso del franquiciador, en lugar de gastar, más bien obtiene una doble ganancia: en dinero y en posicionamiento en el mercado.

Para una empresa que tiene sedes en varios sitios existe siempre el riesgo de que los gerentes de tales sedes no siempre estén totalmente comprometidos con la empresa. En cambio, en la franquicia, como cada franquiciado es propietario, se compromete con el crecimiento de su negocio.

El retorno de la inversión inicial puede variar de una franquicia a otra. Sin embargo, este retorno es una de las mayores garantías del modelo de franquicia, y que a la larga concede gran autonomía al franquiciado, quien puede disfrutar entonces de la rentabilidad de su negocio.

El franquiciado tiene garantía de suministro de los insumos por parte del franquiciador. A su vez, al comprar los insumos conjuntamente entre todos, los costos disminuyen. Del mismo modo que disminuyen los gastos en publicidad (es una sola para todas las franquicias), en ciertas funciones (como marketing), entre otros.

Nuevas franquicias en alquiler de salas de fiestas

Como señalamos antes, las franquicias han estado orientadas principalmente al sector servicios; por ejemplo, están las tiendas, que básicamente distribuyen productos de una determinada marca; luego están las franquicias de restaurant; también están las franquicias de servicios generales, como por ejemplo las de encomiendas; en menor grado hay franquicias industriales, que fabrican determinados productos siguiendo las especificaciones del franquiciador.

Las franquicias, como se dijo al inicio, son una forma de negocio que cada vez tiene una mayor presencia en la economía; aunque no todos los sectores crecen igual y al mismo ritmo. Recientemente, en España, ha habido un repunte de franquicias en ciertos sectores de negocios; es el caso de los gimnasios y fitness, que en el año pasado aumentaron en casi 500 nuevas unidades.

Existen, sin embargo, sectores que tienen gran potencial y todavía no han sido lo suficientemente explotados a través del modelo de franquicia. Por ejemplo, las empresas que brindan servicios de alquiler de salas de fiesta. Uno de estos casos es Hanky Planet. Hanky Planet Franquicias es una empresa que brinda el servicio de alquiler de salas para fiestas, con la particularidad de que el servicio que brinda se adapta a la necesidad o interés del cliente, ya que si este lo desea puede contratar la comida y todo lo que requiera, además de los diversos espacios (parque de bolas, discoteca, futbolín, Karaoke); o en caso contrario, si lo desea simplemente alquila el espacio y el Cliente se encarga del resto, incluso la limpieza.

Hanky Planet es una empresa joven, con apenas tres años en el mercado; sin embargo, por su gran éxito es una Franquicia en pleno proceso de expansión. Actualmente ya cuenta con 5 franquicias establecidas en la Comunidad de Madrid en Alcalá de Henares, Alcobendas San Sebastián de los Reyes, Alcorcón , Villalba y Las Rozas.  Además de 2 nuevas franquicias recién adquiridas que están en fase de acondicionamiento: Getafe y San Agustín de Guadalix.

Como franquiciador, Hanky Planet pone a disposición su experiencia en organización de eventos familiares (más de 6.500 fiestas en 5 años), que generan alta satisfacción entre los Clientes. Asimismo, ofrece rentabilidad (retorno de la inversión en tres años), así como: asistencia en la apertura del centro, formación continua al franquiciado, ayuda en la selección del local y licencia de funcionamiento, apoyo en la realización de actividades de marketing y con materiales de promoción para la zona de rango de acción, entre otros.

Conclusión

Las franquicias son el negocio del futuro. Actualmente continúan en expansión; su auge no se detiene. Con el tiempo, más y más empresas se sumarán a este modelo. Por ello, es momento de pensar, seriamente, en una inversión, antes de que otro se nos adelante; sin embargo, esto requiere de un estudio serio, tomando en consideración el potencial de la empresa y de la plaza donde se va a abrir nuestro negocio. La idea es que se pueda lograr, no solo recuperar la inversión en poco tiempo, sino también seguir siendo rentables en el largo plazo, generando utilidades. Hay que aprovechar, entonces, los nichos de mercado que están sin explotar aún del todo; las salas de fiesta por alquiler constituyen una franquicia novedosa, un mercado que apenas despunta. Si deseas más información sobre nuestras franquicias ponte en contacto con nosotros.

To Top